Blogia
cubayacabe

Zuleidys medalla de bronce en torneo de espada del Villa de La Habana

ABELARDO OVIEDO

La francesa Laura Flessel dominó la competencia en un espectacular asalto frente a la italiana Cristina Cascioli
La cubana Zuleydis Ortiz ocupó la tercera plaza en el concurso de espada, con categoría de Grand Prix, del clásico de esgrima Villa de La Habana de esgrima, evento que domino la francesa Laura Flessel, subcampeona en los Juegos Olímpicos de Atenas.
Así, Ortiz, sexto peldaño en los juegos estivales de Sydney, se convirtió en la primera cubana que accede a la ronda conclusiva de la cita anual luego de cuatro temporadas.
Para llegar al podio de premiaciones la santiaguera debió sortear duros escollos. Batió a la alemana por Marijana Markovic por 15-11 toques; a Sabina Meisner (FRA-10-9) y luego a la francesa Maureen Nisima, titular de la pasada edición.
Pedro Enríquez, el DT de la antillana, aseveró que ella no pudo controlar la distancia ante la italiana Cristina Cascioli durante el combate semifinal y apunto: “El resultado de las otras muchachas también fue bueno”.
Flessel campeona en la justa del 2000 y vice titular en la del 2004, nunca estuvo en apuros en el combate frente a la rusa Anna Sivkova. Ofreció una clase magistral en la segunda semifinal. Demostró la importancia de un excelente trabajo de piernas, con vistas a tocar y no ser tocado. Vencio 15-6 unidades.
En la discusión de la medalla de oro ante la italiana Cascioli, medallista de bronce en el campeonato mundial La Habana 2003, pasó por un duro tamiz pues como mantuvo poca precaucion en guardar la distancia, fue sorprendida en reiteradas ocasiones. Esos errores le provocaron un marcador adverso de 6-11.

La gala, como toda esgrimista de clase, rectificó su táctica y negoció la igualada a 11 toques. Prosiguió en la misma cuerda y desarmó a la bambina por 15-11 golpes. Le propinó 9 toques consecutivos y, de esa forma, se adjudicó el segundo cetro en las últimas cinco discusiones en las que ha estado presente.
Flessel tiene sangre caribeña. Ella nació en la vecina isla de Guadalupe. Después de llamar a su hija Leilu de cuatro años, dijo: “Estoy muy contenta de venir a Cuba, porque es como mi segunda casa. Quiero mucho al público cubano, porque me reconocen y apoyan. En ellos también encuentro la fuerza y la confianza para tener buenos resultados aquí. En el asalto final estaba en gran desventaja sicológica pero cambié mi táctica. Es una buena victoria.”
El certamen que reúne a más de 350 esgrimistas de casi treinta naciones, continuará este domingo con la porfía en la justa por equipos de espada, clasificación femenina. Competirán 17 equipos. El pasado año esa competencia fue liderada por las francesas.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres